Un sueño cumplido. Así es la Bodega Divina Proporción para su dueño, Máximo San José de la Rosa. Años de intenso trabajo que vieron finalmente la luz en el 2011 cuando nació su primer caldo. Fue entonces cuando se cumplió su otro gran sueño, crear inolvidables y extraordinarios vinos.

La bodega Divina Proporción, en Toro (Zamora), tiene en la actualidad capacidad para 120.000 kg de uva por añada. Cuentan que todo el proceso de vendimia se hace de la forma más respetuosa posible con el fruto, por eso se vendimia durante “las primeras horas de la mañana en cajas de quince kilos para que la uva llegue entera y lo más fresca posible”.

Los vinos “son envejecidos en barrica por mayor o menor periodo de tiempo y una gran parte de ellos hacen la fermentación maloláctica en barrica, para que sus lías le otorguen redondez”. Se usan barricas de roble francés y americano. Predomina el primero para las crianzas largas, siempre buscando “una buena rotación de las trescientas barricas de nuestro parque, del que renovamos cada año un tercio”.

En Divina Proporción cuentan una tienda virtual donde se pueden adquirir sus caldos, entre ellos, Encomienda de la Vega 2014, un vino de cepas de Tinta de Toro de al menos veinte años, que ha permanecido en barricas de roble francés y americano durante seis meses para conseguir una mayor longevidad sin perder frescor y alegría.

También algunos de sus vinos más populares, como Madremía 2014, elaborado con la variedad de uva Tinta de Toro 100% procedentes de cepas de más de cuarenta años o Abracadabra 2013.

En la bodega toresana ofrecen además menús a sus visitantes. Comida a base de productos naturales y buen vino “para alimentar cuerpo y alma” mientras se disfruta de vistas a la Colegiata de Toro y la belleza del paisaje de los viñedos.