Dirigida por Francisco Javier Martínez, la firma bodeguera que forma parte del Grupo Fuertes, es una de las cuatro más importantes de la denominación de origen Vinos de Jumilla, junto con J. García Carrión, Bodegas San Isidro y Juan Gil. También es una de las pocas de la Región que embotellan el 99% de su volumen e igualmente es pionera en elaboración de vino ecológico en Jumilla, que supone ya más del 20% de su producción.

Casi dos tercios de la producción de Bodegas Luzón se exportan a 36 países. Los últimos en incorporarse han sido Taiwán, Hungría, Georgia, Malasia, Brasil y Lituania. La empresa está centrada en incrementar sus ventas a Norteamérica, así como a Reino Unido e Irlanda. "Entrar en Canadá ha sido especialmente un logro muy importante, porque es un mercado exigente, complejo y controlado por el Estado, pero tiene mucho futuro", indica Francisco Javier Martínez, director de Bodegas Luzón.

Una de sus bazas es la especialización en vinos de calidad medio-alta, para lo que dispone de su propio viñedo: 600 hectáreas repartidas entre las fincas Castillo de Malax y La Solana; también abastecida por más de una treintena de viticultores, que suman otras 1.200 hectáreas. Al mismo tiempo, dispone de tecnología que asegura la trazabilidad de los caldos, desde la cepa hasta la fermentación, elaboración, crianza y posterior embotellado.

Bodegas Luzón produce esencialmente uva Monastrell (80% de lo vendimiado), si bien en algunos casos incluye otras variedades, como la Cabernet, Syrah y Merlot. Comercializa cinco tipos de caldos. Destacan los de autor (‘Alma de Luzón’, ‘Altos de Luzón’, ‘Las Hermanas’ y ‘Portú’) y crianzas (‘Luzón Crianza Selección 12’ y ‘Luzón Roble’), seguidos por los cosecheros (‘Finca Luzón’ y ‘Luzón Petit Verdot’), blancos (‘Luzón Blanco’ y el espumoso ‘7Grados’, que también tiene su versión en rosado) y ecológicos (‘Luzón Verde’ y ‘Verdecillo’).

Uno de sus últimos hitos fue la firma, en 2015, de un contrato comercial de exclusividad con Cofco Food Sales & Distribution, la mayor empresa de producción, procesamiento y venta de alimentos en China. El objetivo del acuerdo es que Bodegas Luzón sea una de las tres empresas españolas de vino más reconocidas dentro del gigante asiático.

Al mismo tiempo, Bodegas Luzón sigue apostando por el enoturismo. El pasado año recibió más de 6.000 visitantes, cifra que espera incrementar entre un 15% y un 20% este año. Los turistas que acuden a las instalaciones no solo realizan catas y reciben información sobre el proceso de elaboración de los vinos, sino que pueden participar en él, incluso obteniendo botellas personalizadas con la combinación elegida entre caldos de distintas variedades.

Por último, el vino ‘Altos de Luzón 2012’ ha conseguido un doble oro y ‘7Grados’ blanco se ha hecho con una medalla de oro en el concurso de vinos de Japón Sakura, donde se presentaron 4.212 marcas, y cuyo jurado está compuesto por mujeres (406 expertas profesionales, entre sumilleres, enólogas, periodistas y prescriptoras gastronómicas) encargadas de analizar vinos procedentes de 37 países.