Situado cerca de la calle Ponzano (Madrid), centro neurálgico de la restauración en Madrid, el concepto gastronómico SASHA BOOM es el proyecto más reciente de los artífices de PINK MONKEY, una de las aperturas más exitosas de la ciudad en el último año, junto con la colaboración del chef Luis de los Ríos.

En SASHA BOOM se da un paso hacia adelante, apostando por una cocina mestizaje que fusiona sabores, texturas e ingredientes exóticos, que incorpora productos de países de Oriente Medio y el Mediterráneo, como Líbano o Grecia. De ahí su eslogan: ‘Same same, but different‘.

En sus fogones se cuecen platos orientales reinterpretados con mucha técnica que son tratados de un modo artesanal y para los que sólo emplea materias primas de excelente calidad. En ellos, se nota su devoción por la gastronomía del sudeste asiático y Perú que tiene mucha presencia en sus propuestas.

Bajo la filosofía “Asian Craft Food”, su carta contiene una veintena de platos llenos de imaginación, sabor y raíces, pensados en su mayoría para compartir e, incluso, para comer con las manos. Todo un estilo gastronómico que no sólo se puede degustar en el restaurante, también en cualquier lugar que se desee a través de su servicio de catering.

Destaca, además, su coctelería, especialmente apetecible en el afterwork o por la noche, a base de creaciones sorprendentes donde también cobra protagonismo la fusión de sabores, con propuestas originales propias creadas por su bartender Andrea Núñez y presentadas de una forma que no deja indiferente a nadie.

Completa el espacio su terraza exterior en la calle Raimundo Fernández Villaverde, una zona acondicionada tanto para el verano como para el invierno, que permanecerá abierta durante todo el año.

Sin duda, un restaurante cautivador, desenfadado y elegante a partes iguales, pensado para paladares que disfruten con las combinaciones asiáticas e influencias de otros rincones del mundo, y que quieran probar algo diferente.