El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado 27 de julio la Solicitud de Modificación del Pliego de Condiciones de Producto de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Ribera del Duero, quien podrá elaborar bajo su sello de calidad vinos blancos elaborados con la variedad Albillo, después de haber obtenido el permiso por parte de la Junta de Castilla y León.

Desde Ribera del Duero se trabaja desde hace varios años en este sentido con la intención de poder certificar la elaboración de vinos blancos. En cualquier caso, se especifica que la DO certificará aquellos vinos blancos que se elaboren con un 75% de la variedad Albillo Mayor. Por lo tanto, queda descartado la posibilidad de que entren otras variedades blancas no autóctonas.

En la actualidad, alrededor de una treintena de bodegas de este marchamo de calidad ya están elaborando con Albillo, vinos blancos que hasta ahora permanecían fuera de la DO. La resolución todavía se tiene que someter a un período de alegaciones y posteriormente al visto bueno de la Unión Europea.

Antes del inicio de este proceso de modificación este tema ha sido valorado y decidido por el Pleno del Consejo Regulador, "consciente de la necesidad" de atender a los requerimientos de los elaboradores ribereños.

Se pretende, principalmente, garantizar la pervivencia y asegurar un futuro a una variedad de uva autóctona "única y diferenciada", la Albillo Mayor, y se quiere poner en valor al vino blanco de esta variedad, que ya se produce en la región, aunque sin poder identificarse todavía como Ribera del Duero.

Otros de los aspectos técnicos que se han actualizado en este pliego son la utilización de la sinonimia Rosado y Clarete, la actualización de las características organolépticas de los distintos tipos de vinos, la participación de la variedad autorizada Garnacha Tinta hasta un 25 por ciento en la elaboración de vinos tintos, junto con cuestiones de carácter burocrático y formal.