China y España son dos potencias hermanadas a muchos niveles. Según los datos del INE, la población china residente en España es de 225.000 personas y se ha multiplicado por dieciseis desde 1998. El turismo también es notable, con cerca de 700.000 viajeros del país asiático. Hay cerca de 5.000 restaurantes orientales en España. Y, en sentido opuesto, las exportaciones de producto agroalimentario no han dejado de crecer durante los últimos años en sectores como el cárnico, el del vino o el aceite de oliva entre otros.

Además del gusto que muestran por nuestro producto, a nivel culinario cada vez se generan más sinergias, se conocen y fusionan más las tradiciones, las técnicas, los ingredientes… Y para seguir fomentando esta vinculación, se acaba de fundar en Madrid el Instituto de Cultura Gastronómica Hispano-China. Esta organización tiene como objetivos impulsar nuestra cultura, ciencia y turismo gastronómico, y formar -y titular- con nuestros mejores medios a profesionales en el sector de la cocina y la hostelería.

Para ello han creado dos tipos de programas dirigidos al público chino. Por una parte, planes de intercambio con Universidades en China, gracias a las cuales escuelas españolas de hostelería acogerán a estudiantes asiáticos, para ofrecerles una titulación homologada y lograr que conozcan de manera integral la despensa española, así como formarse en el uso de técnicas de elaboración nacionales, atención y servicio en los locales, orientación al cliente e, incluso, aumentar los conocimientos en torno a los alimentos y los vinos a nivel regional.

De hecho, las estancias en España -en septiembre ya vendrán estudiantes a nuestro país- se complementarán con viajes de turismo enológico y culinario por todo el territorio, con la posibilidad de realizar prácticas en los restaurantes asociados.

Por otra parte, la formación se dirige también a gestores y propietarios de restaurantes chinos para profundizar a nivel empresarial en los modelos de negocio.

El Instituto cuenta con apoyos muy profesionales. Al frente del proyecto se encuentran María Li Bao, empresaria dedicada al mundo de la hostelería desde hace más de 30 años, y Mónica Muñoz, empresaria del mundo de la comunicación en el ámbito agroalimentario. Pero además poseen socios honoríficos como Saborea España y FEHR (Federación Española de Hostelería) así como la Escuela de Hostelería de Toledo, el Instituto Superior de Gastronomía y las Universidades chinas de Yangzhou, Jiangsu y Sichuan.

El Instituto de Cultura Gastronómica Hispano-China tiene todos los ‘ingredientes’ para conseguir ser la organización líder en formación, titulación y promoción de servicios y productos gastronómicos entre China y España, promoviendo el bienestar humano, social, empresarial y cultural de manera sostenible y responsable, siempre orientados a la excelencia.