Como ya es habitual, la magia de la Navidad llega otro año más de forma anticipada a Starbucks. Para recibir esta época del año tan especial de la mejor forma posible, la marca incorpora dentro de su amplia oferta una serie de propuestas que harán las delicias de todos sus clientes. Tanto de los que se permiten un capricho como de aquellos que disfrutan cuidándose (¡incluso en Navidad!).

Starbucks recibe estas fechas con una gama especial de vasos de papel que, como novedad, permitirán a los clientes añadir su propio toque de color. Para ello, mantienen como base el color blanco e incorporan el rojo y verde en los motivos navideños que han sido dibujados a mano en cada vaso.

La empresa recupera tres de sus bebidas más icónicas para ofrecer a sus clientes el auténtico sabor de la Navidad. Gingerbread Latte, con delicioso sabor a jengibre, Toffee Nut Latte, con sabor a caramelo y virutas de nueces con tofe y Fudge Hot Chocolate, un cremoso chocolate con leche que incorpora un matiz a caramelo de dulce de leche, coronado con nata y virutas doradas de chocolate blanco.

Las tres bebidas están disponibles en versión frappuccino y en su variante iced, para aquellos que prefieren las bebidas frías, también en invierno.

Starbucks cuenta con una variedad muy amplia de clientes, y por ello ofrece propuestas innovadoras y de la más alta calidad que se adaptan a los gustos de cada uno de ellos. Fruto de este compromiso, la marca presenta esta Navidad Festive Cold Brew, una nueva variante que completa la gama de Cold Brew y se convierte en la mejor opción para aquellos que gustan de cuidarse sin renunciar al mejor sabor.

Al igual que sus hermanas mayores, Festive Cold Brew es el resultado del mejor café cien por cien arábica infusionado durante veinte horas. Este proceso artesanal, que ya es toda una tendencia a nivel global, permite que el café conserve todas sus propiedades.

Para aportarle personalidad y convertirlo en una bebida única, los baristas de Starbucks le han añadido un punto aromático y frutal a partir de la adición de especias de Navidad y un toque de naranja y arándanos que además tan solo tiene 123 calorías (versión tall).

Y para acompañar este regreso, vuelve también la icónica Red VelvetCake, un esponjoso bizcocho escarlata con sabor a cacao y cubierto de rica crema de queso. Asimismo, regresa también el clásico Candy Cane en dos sabores: menta y fresa.

Y como novedades, la marca incorpora un cremoso browny de chocolate en forma de árbol de Navidad y un bizcocho de Praliné Crunchy Loaf a base de avellana con chocolate, leche crujiente y almendras. 

Todas estas propuestas estarán disponibles hasta el próximo 7 de enero.