Los restaurantes están cerrados pero la actividad continúa en la asociación de cocineros Euro-Toques para dar atención y servicio a sus asociados.

La singularidad del momento que atraviesa el sector por el cese de la actividad en la restauración requiere de medidas singulares, sentido común, paciencia y más que nunca, creatividad y solidaridad.

Euro-Toques está diseñando una plataforma de ayuda, un punto donde compartir información y asesoramiento que estará alojado en su página web, donde los cocineros podrán intercambiar sus experiencias y circunstancias actuales. Esta plataforma intentará ser un centro de ayuda ya que, además de exponer las iniciativas solidarias que están desarrollando los cocineros en diferentes territorios, también se compartirá la información que va llegando desde él gobierno referente al sector y los propios cocineros, y cocineras, podrán exponer sus casos particulares para ponerlos en común e intentar ayudar y compartir todo aquello pero pueda servir de ejemplo o referencia a todos.

La junta directiva de Euro-Toques, presidida por Andoni Luis Aduriz, ha decidido no cobrar la cuota anual de los asociados, una medida de apoyo a todos los socios en esta difícil situación que están atravesando. Es una decisión que pretende aportar un granito de arena y fomentar la unidad de un sector que está siendo duramente golpeado en estos momentos.

Además, como ya se había comunicado, se ha aplazado la Asamblea Nacional de Euro-Toques (que estaba previsto celebrar a finales de abril en Toledo) a los días 15, 16 y 17 de noviembre de 2020.

Los principios y la solidaridad son parte de los cimientos que pusieron en marcha la asociación Euro-Toques, una unión impulsada en nuestro país en sus comienzos por Pedro Subijana, Juan Mari Arzak, Karlos Arguiñano y José Juan Castillo hace más de treinta años.