La familia Sanz Cid, de la bodega de la D.O. Ribera del Duero Dehesa de los Canónigos, ha recibido el premio 11 Magníficos a la Mejor Bodega de 2019 por la revista y guía especializada Vivir el Vino.

Iván Sanz, director general y responsable del viñedo, fue el encargado de recibir el galardón en nombre de toda la familia y no dudó en agradecer la labor de Vivir el Vino, así como tan importante reconocimiento: “Sois todo un referente en el mundo del vino. Respetamos y valoramos profundamente lo que estáis haciendo por engrandecer y posicionar los vinos españoles. Por eso vuestra distinción nos hace sentirnos especialmente orgullosos”.

El equipo de Vivir el Vino destacó la trayectoria y la excelencia de los vinos de Dehesa de los Canónigos, basada en la máxima de Luis Sanz Busto ‘antes que cubas’. Dicha frase, tal y como comentó Iván Sanz, recuerda siempre que un vino nace en la tierra y que debe ser a ese origen singular, en el que la viña echó eternas raíces, donde siempre tiene que trasladarnos. “Quiero expresar mi más sincero reconocimiento a mi hermana Belén compañera e insigne enóloga y, cómo no, a mis padres Luis y Mari luz, fundadores de la bodega hace más de 30 años. Ellos dos son el alma y el norte de Dehesa de los Canónigos y de ambos hemos heredado los valores que inspiran nuestras vidas y enmarcan nuestras actuaciones”, concluyó.

Dehesa de los Canónigos compartió escenario con un gran elenco de profesionales en la entrega de Premios de los 11 Magníficos, con Raúl Serrano, sumiller y director de la guía 365 Vinos al Año; Alberto Matos, director editorial de Vivir el Vino; y Pilar Cisneros, presentadora de la gala y periodista de la Cadena Cope. Pero, además, la familia Sanz Cid estuvo arropada por algunos Padrinos de Vendimia, como Pepe Ribagorda y Loles Silva, Manuel Villanueva y Óscar Campillo. entre el público estuvieron presentes sumilleres, periodistas, prescriptores, enólogos y bodegueros.