Más de 600 personas asistieron en la tarde de ayer lunes al II Salón de Vinos D.O. Almansa organizado por la revista "Mi Vino" y celebrado en el Hotel Iberostar Las Letras, en pleno corazón de la emblemática Gran Vía madrileña.

Once bodegas, más la propia D.O. albaceteña, ofrecieron a los asistentes la cata de sus vinos al tiempo que departían con profesionales, distribuidores, periodistas especializados y público en general.

En el corazón de la provincia de Albacete se levanta Almansa, una población que en la actualidad cuenta con unos 25.000 habitantes y tiene a sus espaldas una larga lista de hechos históricos que la sitúa como uno de los destinos más interesantes del territorio albaceteño. Todo el protagonismo que ha acaparado a lo largo de los siglos se debe, en gran medida, a su estratégica situación a caballo entre la meseta sur y el Levante en forma de pasadizo por el que en la actualidad discurre la carretera que termina desembocando en Alicante.

Pero en Almansa, además de su estructura turística e industrial, hay una actividad vitícola que es merecedora de ser conocida y puesta en valor porque hoy, en un mercado en el que la diferenciación es fundamental para captar la atención del consumidor, los vinos almanseños tienen ese punto que los hace diferentes al resto.

¿Dónde radica esa distinción? En la Garnacha Tintorera y la altitud de los viñedos. Esta uva tiene una particularidad con respecto al resto de variedades tintas y es que su pulpa, al igual que el hollejo, está coloreada, por lo que los vinos adquieren un color de mayor intensidad. En cuanto a la expresión tanto aromática como gustativa merece muy mucho la pena catar estos vinos tanto en monovarietales como en compañía de otras uvas como la Monastrell o la Syrah.

Bodegas Piqueras

Bodega de propiedad familiar de cuarta generación fundada en el año 1915, por la familia Piqueras que se encuentra se encuentra en Almansa, a 60 km de Alicante y el mar Mediterráneo. Sus viñedos propios se encuentran en una zona de producción vitivinícola de la D.O. Almansa que se caracteriza por un terreno de fertilidad baja y escasa precipitación que, unido a un clima continental semiárido, permite obtener unos vinos con alta concentración de color y gran riqueza aromática. Bodegas Piqueras ha ido creciendo generación tras generación, entregada al cultivo de la vid, la mejora continua de la calidad, la cuidada selección de las barricas y la elaboración y comercialización de vinos con carácter propio, modernos, elegantes y expresivos.

Bodegas Santa Cruz de Alpera

Fundada en 1947 y tras más de 60 años de experiencia, y con unos viñedos e instalaciones de bodega modernizados, hacen frente a los nuevos retos del futuro. Con alrededor de 3.000 hectáreas cultivadas, más de un tercio en cultivo ecológico, la bodega satisface mercados en varios países. Proteger e impulsar su variedad autóctona, la Garnacha Tintorera, es también otra parte fundamental en su filosofía y con el objetivo de mejora de la calidad, su cuerpo técnico, lleva a cabo un proceso de selección de viñedos e implantación de novedosas técnicas de elaboración, dando lugar a una aumento en valor añadido en sus vinos.

Tintoralba

La bodega tiene su sede en un pequeño y pintoresco pueblo llamado Higueruela, orgullosamente situada entre los 900 y 1.100 metros de altitud del mar. El resultado de esa exclusiva ubicación es su duro y seco clima continental que provoca extremas temperaturas tanto durante el invierno como en el verano, favoreciendo así bajas producciones y una etapa más lenta de maduración de las uvas. El secreto detrás de sus vinos descansa en la perfecta combinación de las mejores técnicas vitivinícolas y su esmerada y cuidada elaboración de los vinos. Hoy, Tintoralba, aúna a un amplio equipo emprendedor de profesionales y socios trabajadores cuyas viñas están cultivadas principalmente con Garnacha, Tintorera y Syrah.

Bodegas Virgen del Belén

Bodegas Virgen de Belén es una bodega familiar con años de experiencia, fundada en el año 2000. Está rodeada de viñas, principalmente de las variedades Tempranillo, Monastrell, Garnacha tinta, Tintorera, Syrah y otras variedades de nueva plantación. Los viñedos se encuentran localizados a 950 m de altitud, dentro de la D.O. Almansa, constituida en el año 1975 aunque su tradición vinícola se remonta al siglo XVI. La tierra es fuerte, arcillosa, y el clima es continental y seco con heladas bajo cero en invierno y temperaturas que llegan hasta los 40º C en verano lo que da a sus vinos un carácter  característico y único.

Hacienda El Espino

Los desmontes del macizo del Mugrón y las tierras actuales de Hacienda El Espino fueron testigos del episodio que se rememora con la fecha de 1707 del fin a la Guerra de Sucesión Española, en la que Felipe V consiguió la decisiva victoria que proclamaría su coronación en el trono de España. Tres siglos después, Paco Milán, natural de Almansa, dedica junto a su familia tiempo y recursos para poner en marcha un proyecto vinícola del que disfrutar y sentirse orgulloso. Hacienda El Espino ha ido creciendo hasta convertirse, hoy en día, en un modelo a seguir de construcción de bodega y plantación de viñedos. En la actualidad, la calidad de sus vinos ha sido reconocida a nivel nacional e internacional por prestigiosos premios en el mundo del vino.

Dehesa El Carrascal

Dehesa El Carrascal es una finca familiar con viñedos y bodega propia. Su tradición vinícola se remonta a 1962 cuando la familia inicia su andadura en el noble arte de elaborar vino bajo la dirección de su fundador, Don Arsenio García Cañada. Los viñedos se encuentran localizados a 1000 metros de altitud y sus vinos son creativos y originales por su situación geográfica, y modernas instalaciones para viñedo y bodega. El proceso de vinificación se realiza con la última tecnología para la elaboración de vinos. La variedad principal en la finca es la Garnacha Tintorera, con 210 hectáreas, que siendo una de las pocas variedades de uva tinta con pulpa coloreada produce vino de gran intensidad de color, con tonalidades violetas, muy estructuradas y aromáticas.

Bodegas Cano

Bodegas Cano fue fundada por Blas Cano García en 1860. Actualmente, es la quinta generación de esta familia la que con el legado familiar, y uniendo un escrupuloso sistema de producción bajo los más altos estándares de calidad están colocando en el mercado una producción de vinos al nivel de los paladares más exigentes bajo la D.O. Almansa. La bodega se encuentra en Higueruela (Albacete), una zona de gran tradición vitivinícola. El clima es continental, con precipitaciones escasas. Los inviernos son muy fríos y los veranos calurosos durante el día, aunque los vientos procedentes del Mediterráneo hacen descender las temperaturas nocturnas. Con ello se genera un contraste térmico que favorece la óptima maduración del fruto, produciéndose unas uvas con alta concentración en taninos y polifenoles.

Bodegas Atalaya

Bodegas Atalaya es el proyecto de Gil Family Estates, en el que participa junto a la familia López de El Pilar de la Horadada, en la D.O. Almansa, situada al este de la provincia de Albacete. La primera cosecha de Bodegas Atalaya se remonta a la añada 2007, desde entonces se ha ido avanzando en las instalaciones e investigando en la elaboración de las variedades Garnacha Tintorera y Monastrell hasta dar forma a la actual gama de productos, que reflejan el carácter y la personalidad de la tierra que le dan las variedades más emblemáticas de la zona. Bodegas Atalaya mantiene así la impronta que el grupo Gil Family Estates quiere reflejar en todos los vinos de su portfolio, mostrar la esencia más genuina de las áreas vitícolas de donde proceden.

Bodegas Almanseñas

En Bodegas Almanseñas están convencidos de que la tierra de Almansa puede dar grandes vinos, vinos de altísima calidad, y llevan años intentando predicar con el ejemplo a través de sus vinos: Adaras, la Huella de Adaras y la Vega de Adaras. La bodega es, hoy en día y tras años de trabajo, un proyecto vinícola plenamente encauzado, teniendo como principales clientes de sus vinos a los Estados Unidos y Alemania. En la bodega trabajan para hacer de los vinos de Almansa unos vinos excepcionales, distintos, porque la tierra, el clima y las variedades tradicionales de la zona, el Monastrell y la Garnacha Tintorera, tienen mucho que contar si se escucha atentamente al terruño.

Bodegas Matamangos

Nacido en Montealegre del Castillo (Albacete), en 1950, Cristóbal Gramage Picó, hijo de bodeguero, lleva toda la vida ligado al mundo del campo, y del vino. Cuando tan sólo tenía 12 años falleció su padre del que heredó una pequeña viña.  En el año 1994, con más ilusión que posibilidades, se interesa por "Santa Rosa", una finca de espectacular enclave, presidida por un palacete del S.XVIII de estilo colonial, y ubicada entre las localidades de Almansa y Montealegre del Castillo, dentro de los límites de la D.O. Almansa. En ella, no sólo las viñas, sino también los olivos y cereales, se encuentran en un idóneo ecosistema para su desarrollo, gracias al cultivo al que están sometidos, un cultivo 100% ecológico. Y ya en 2001 restaura fielmente la antigua bodega original de la finca, dado que el conjunto en su totalidad, es patrimonio nacional arquitectónico protegido. Concluyendo así, el círculo de un sueño. Aquella primera viña tenía un nombre, el mismo que este sueño: MataMangos.

Rodríguez de Vera

El grupo Rodríguez de Vera, fundado en el año 2010, es el fruto de una larga tradición familiar de viticultores. Este proyecto se establece en la Finca Casalta, propiedad de la familia desde hace siete generaciones en el término albaceteño de Chinchilla de Montearagón. Todos sus vinos son de un carácter artesano y exclusivo, por ello su elaboración es totalmente cuidadosa, siempre teniendo claro que la mayor parte de ella tiene lugar en el viñedo, y en bodega solo se termina de hacer un trabajo que comenzó el año anterior en el campo. De hecho, los viñedos rodean la bodega, que se abastece únicamente de la uva de la Finca Casalta. Uva vendimiada a mano, que llega rápidamente a la bodega donde se selecciona con esmero.