El pasado 21 de junio tuvo lugar una especial celebración en la finca de la bodega, con la presencia de múltiples invitados entre autoridades, distribuidores, periodistas, exportadores, familiares, trabajadores y amigos.

Sofía Manzaneque, hija de Manuel, hizo de maestra de ceremonias dando la bienvenida a todos los invitados en nombre de la bodega. Entre los asistentes estaban la vicepresidenta primera de las Cortes de Castilla-La Mancha, María Díaz, así como el concejal de Hacienda, Desarrollo, Turismo y Asuntos Taurinos de El Bonillo, Damián García y  la alcaldesa de Ossa de Montiel, Purificación Sánchez.

Sofía Manzaneque calificó de “quijotesco” el proyecto de su padre, quien falleció en 2016, porque soñaba con elaborar vinos de calidad en un paraje privilegiado, a 1.080 metros de altura, entre las lagunas de Ruidera y la Sierra de Alcaraz. Y no erró en el intento pues el microclima y el particular suelo de la finca les permitió obtener en el año 2000 una denominación de origen exclusiva, la D.O. Finca Élez.

Muchas cosas han pasado desde entonces: grandes vinos, premios, mucho trabajo y alguna despedida importante”, continuó Sofía agradeciendo a todos los que han estado junto a ellos en la consecución de su proyecto.

En el turno de discursos también participó el periodista y crítico enológico de El País, Carlos Delgado, amigo de Manuel, con quien compartía su amor por el vino y el teatro ,y para quien tuvo emotivas palabras. Delgado leyó un original texto elaborado por el actor Pepe Viyuela, otro amigo de la familia, que no pudo estar presente en el evento.

La vicepresidenta de las Cortes de Castilla-La Mancha, María Díaz, destacó sobre todo el importante papel de Sofía Manzaneque en la continuidad del proyecto que con tanta ilusión empezó su padre. “Me parece especialmente interesante que haya sido una mujer la que haya recogido el legado. El vino parece muchas veces una cosa de hombres y Sofía debe estar muy orgullosa, porque para nosotras muchas veces es muy difícil estar al frente de este tipo de proyectos”, manifestó Díaz.

Asimismo, durante la celebración del evento se hizo público el resultado del Concurso de Fotografías que Bodegas Manzaneque había organizado con la intención de invitar a los amantes de la fotografía a mostrar su creatividad y vincularse con la bodega a través de este arte. El ganador fue Eugenio Fernández Arcos con una imagen que representa un paisaje típico de El Bonillo con unas sabinas al atardecer en una luz especial que es una auténtica puesta en escena. Esta imagen figurará en la etiqueta del nuevo vino Manzaneque Syrah que se presentó durante el evento como novedad.

Con este hito Bodegas Manuel Manzaneque ha rendido un homenaje a su creador con la intención de continuar este apasionante camino en la elaboración de unos vinos especiales en un paraje más que peculiar.